Venganza (Maca)

Esta es la historia de Elsa y Marcos, ella con 25 y el con 30, llevaban 4 años juntos, al principio todo era muy bonito, pero en este ultimo año, Marcos, estaba obsesionado por el físico, pelo, cualquier detalle que Elsa pudiera pasar desapercibido, era tal su obsesión que durante el mes de Abril, estaba mas preocupado por el pelo, que por ayudarla en los exámenes.
Elsa que durante esos días, estaba mas preocupada de aprobar, lo que hacia que sus nervios fueran en aumento, sabia que si aprobaba, tendría unos días extra en Semana Santa, pero la continua obsesión de Marcos hizo que estallara, lo que provoco que aquella tarde de martes….

– Buenas tardes ¿En que podemos ayudarte?
– Quería un cambio de look.
– Esta bien, pero te digo, por si no estas preparada, hacemos cambios radicales.
– Tranquila no te preocupes, estaba buscando un cambio radical.
– ¿Que tenias pensado?
– Quería un Bob extremo.
– El flequillo, ¿Como lo quieres? A pico, normal, corto.
– ¿Que me aconsejas?
– Podemos dejártelo a pico y luego podemos cambiar si no te gusta.

La peluquera indico a Elsa el sillón, la coloco una capa azul, sin apenas decir nada, comenzó a separar el pelo, cuando la tuvo, agarro unas tijeras y comenzó a cortar, tras varios tijeretazos, había dejado la zona lista para pasar la maquina, la cual limpio y tras quitar la guía, comenzó a pasarla, Elsa, no se inmuto, cosa que la peluquera pareció darse cuenta.

– ¿Ya te has rapado alguna vez? No te has inmutado.
– Pues esta es mi primera vez.
– Y va a ser afeitado, ya veras que bien vas a quedar y seguro te va a gustar.
– Ya me esta gustando y acabas de empezar.
– Pues disfruta y espero que repitas, aquí todo el mundo repite.
– Seguro que repito.

Cuando termino de rapar, separo de nuevo el pelo y con un poco de espuma y navaja, afeito toda la zona, dejándola bien apurada, como el largo aun no lo había tocado, cuando soltó todo el pelo, Elsa se quedo asombrada, pero quería llegar al final, tras lavarla el pelo, de nuevo volvió a la silla, desde ese momento vio como su pelo no hacia mas que caer, como la zona afeitada, comenzaba a salir de nuevo, el sonido de las tijeras, peine, parecía gustar a ambas, parecía que no tenían ganas de terminar el trabajo.
Últimos retoques en el flequillo, se quedo a pico, Elsa estaba lista para salir, se abrocho su cazadora vaquera y fue directa a casa, donde las reacciones fueron muy positivas, todos esperaban un cambio que había tardado en llegar, cambiar una melena negra que llegaba cerca de las rodillas, por un bob extremo, no era cosa fácil, todos estaban contentos con el cambio, incluso su hermana y su madre, bromearon sobre cual seria la reacción de Marcos, pero las tres estaban contentas por el cambio, ademas vistas las notas, la verdad que se lo merecía, no todos los días se aprueban 8 examen con 9,5.

– Joder tía ¿Que coño te hiciste?
– Nada que a ti no te guste, imbécil, ademas no parabas de meterte con mi pelo, pues mira, ya esta arreglado.
– Joder, pero tampoco hacia falta ser tan radical.
– Pues solo dije las puntas, si llego a pedir otra cosa, me dejan calva.
– Te han dejado medio calva, te han afeitado pero bien.
– Y que, ademas no veas como me gusta y me gusto la experiencia.
– Y encima lo dirá en serio…
– Pues claro que voy en serio, imbécil.
– Espero que no te haya visto nadie.
– Y eso a ti que mas te da, si no quieres quedar nunca con mis amigas, ademas están de mi parte.
– Si lo se no pregunto…
– Mira, tengo una sesión de fotos, con todos los looks que pienso llevar este verano…

Aquella noche, Elsa y sus amigas, salieron a tomar algo, hablaron de todo lo que había pasado, pero quisieron restar importancia a todo aquello y se dedicaron a disfrutar, ademas todas habían aprobado, diversión por partida doble, pero algo las llamo la atención, se dieron cuenta que todo el mundo iba a su rollo y muy pocos se fijaban, los que lo hacían, se quedaban sorprendidos y elogiaban el cambio, incluso Elsa y una de sus amigas, contaron a un par de chicos,la historia del cambio y ambos pensaron que era un imbécil, que no sabe apreciar lo que realmente importa.
Con el paso del tiempo, Marcos, seguía presionando, pero Elsa, se mantuvo fiel a su cita en Mayo, junio, Julio, ella estaba contenta, al igual que sus amigas, su familia, incluso con los exámenes finales, Marcos parecía mas preocupado de su pelo y sus defectos, que volviera a aprobar, pero ya estaba curada de espanto,tan solo tenia que esperar…Y llego aquella tarde lluviosa de Agosto.

– Sabes que, yo también voy a hacerme un cambio, me voy a afeitar entero.
– Me parece bien, haz lo que quieras.
– No me vas a decir, que no… estoy mejor así.
– Es tu pelo, haz lo que quieras.
– Si quieras que haga lo que quiera, llama a tu amiga y vamos esta tarde.

A las 8 de la tarde, media hora antes que cerraran, allí estaban los dos, Marcos como siempre criticando, puesto que Elsa, llevaba una falda ajustada azul y un top negro, el iba mas informal, cuando entraron, las peluqueras, se quedaron mirando, tras unos saludos, una de ellas fue directa a Marcos, mientras la otra, con la excusa que la ultima vez se dejo algo, se la llevo a otra zona, donde Marcos no podría verla.
Mientras la primera se encargo de distraer a Marcos, Elsa y la otra peluquera preparaban el plan, pero había que mantener la calma, así que cuando ambas salieron, la peluquera se fue con Marcos y Elsa, fue a dejar al coche lo que había dejado olvidado.

– Madre mia, eso que estaba el coche al lado, empapada.
– Siéntate que lo seco y te peino un poco.
– Gracias, se agradece, si después sigue lloviendo…
– Tranquila, te dejamos un paraguas.
– Espero que escampe, vaya tarde tan fea.

Mientras seguían con la conversación, la peluquera coloco una capa a Elsa, mientras Marcos, seguía con su cambio de look, pero aun seguía conservando su pelo, cuando estaba todo preparado, la peluquera agarro la maquina, la limpio, quito la guía y sin pensarlo dos veces, fue directa a la frente, con decisión, empezó a pasar la maquina completamente al cero.

– ¡Joder! Estas loca ¿Que haces?
– Pues nada…
– ¡Como que nada! Estas medio calva.
– Anda, ya decía yo, que notaba fresco en mi cabeza.
– déjate de tonterías.
– Si es una tontería, toma, empieza…

En ese momento la peluquera, dejo de rapar, y ofreció la maquina a Marcos, el cual miraba con cara de odio a las tres, al ver que este no hacia nada, siguió con el trabajo, el sonido y el pelo cayendo sobre la capa, por mucho que quisiera, las tres eran mas fuertes que el, en un momento, empezó a contar las pasadas que iba dando, mientras la otra, cogía los mechones y jugaba con ellos, cuando terminaron, fueron a lavarla la cabeza, momento el cual Marcos, quiso marcharse, pero fueron listas y habían cerrado la puerta.
De nuevo en el sillón, enjabonaron la cabeza y de forma suave, la navaja se iba deslizando, dejado la superficie mas calva, terminaron la primera pasada, cambio a otra navaja mas fina y de nuevo enjabono, terminado de aupar toda la cabeza.
Fuera capa y Elsa, comenzó a tocarse su cabeza, la cara de Marcos era de odio, pero las tres estaban bastante contentas con el resultado, sus miradas fueron a Marcos, pero este continuaba con sus improperios, lo que provoco que una de ellas abriera la puerta, para que entraran dos de sus amigas, cuando la vieron, se alegraron del cambio y de su venganza, puesto que Marcos, no sabia que esa llamada, era para eso, como también sabanas que no se raparía, sin decir nada salio de allí, sus amigas, habían traído ropa para una sesión de fotos, las cuales publicaron en sus redes sociales, supieron tiempo después que Marcos había visto todas las fotos.
Días después, Marcos se cruzo con Elsa y sus amigas, una de ellas, hizo el gesto de raparse el pelo, para acto seguido empezar a reír, no intercambiaron palabras, pero su cara lo decía todo, también Elsa, que durante mucho tiempo y cada vez que coincidía con el, hacia el gesto….Pero jamas logro su objetivo